• 19
    Ene, 2015
  • Sabor con Denominación de Origen

La alcachofa (Cynara Scolymus) se cultiva en las regiones mediterráneas y en las zonas que gozan de un clima suave. Esta planta fue considerada desde hace más de dos mil años como un apreciable alimento, y se recomendaba especialmente con cilantro, vino y aceite de oliva. Es un cardo grande, tal y como lo indica su nombre de raíces árabes espina de tierra.

El consumo de la alcachofa ayuda a prevenir problemas circulatorios y cardiovasculares. Cabe destacar que es un componente habitual de la dieta mediterránea, ya que forma parte de los caprichos que proporcionan muy pocas calorías y regulan el nivel de colesterol. Entre las cualidades de la alcachofa, su parte comestible proporciona un 12% de glúcidos, cuya sexta parte la constituye un azúcar muy peculiar: la inulina, que la toleran bien incluso los diabéticos.

Todos los años, en enero se celebra la Fiesta de la Alachofa, formada por diversos actos lúdicos y socioculturales donde se preparan degustaciones populares de todo tipo de platos elaborados con Alcachofa de Benicarló. Los bares y restaurantes de la ciudad preparan menús completos para las Jornadas Gastronómicas de la Alcachofa.

Alcachofas fritas con miel 

1. Ingredientes

    • 1 kg de Alcachofa de Benicarló
    • Sal
    • 30 ml. de aceite de oliva
    • 30 ml. de miel
    • Harina
    • Un poco de nata y perejil 

2. Elaboración 

Mezclamos un poco de agua con harina, nata, sal y un poco de perejil y lo vertemos todo en una olla. Sumergimos las alcachofas peladas y las cocemos durante unos 20 minutos. Cuando esten cocidas las escurrimos. A continuación mezclamos el aceite con la miel y lo vertemos en una sartén. Ponemos el fuego a máxima temperatura y freímos en ella las alcachofas bien escurridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *